La Universidad de Tarapacá se encuentra comprometida con su rol en la formación profesional, disciplinaria y valórica de los estudiantes, y asume por esta vía su responsabilidad con el progreso de la región. En su orientación hacia la excelencia en los procesos y resultados formativos, la comunidad universitaria se ha replanteado el rol que le compete en la formación, abocándose a la tarea de implementación del nuevo Modelo Educativo Institucional (MEI).

El MEI de la UTA es consecuencia de la definición de un factor estratégico clave: El “Desarrollo académico con calidad”. Este principio da origen a la política “Mejorar la docencia de pregrado, cumpliendo estándares de aseguramiento de la calidad”.

Elaborado y aprobado el MEI, corresponde su implementación, seguimiento y evaluación, en relación a que la actividad docente institucional se desarrolle en el marco de un conjunto de principios orientadores, aspectos pedagógicos relevantes, y un modelo pedagógico coherente, lo que a su vez conlleva cambios significativos en las metodologías docentes, requiriendo un apoyo continuo y sistemático a la labor del docente.

De esta manera se deriva la necesidad de contar con mecanismos institucionales que brinden apoyo y capacitación a los docentes, a la vez que realicen el seguimiento y evaluación de la puesta en marcha del MEI. El Centro de Innovación y Desarrollo de la Docencia (CIDD) nace a partir del proyecto Mecesup UTA0704 y viene entonces a materializar lo relativo al aseguramiento de la calidad de la docencia y responde en tanto líneas centrales de su quehacer, a la necesidad de disponer de una unidad especializada dedicada a la innovación y el mejoramiento permanente de la docencia mediante, el estudio, el perfeccionamiento y la capacitación docente, tal como se señala en el Modelo Educativo Institucional.